Smartki

¿Por qué gestionar y controlar el flujo de personas es clave para la seguridad?

¿Por qué gestionar y controlar el flujo de personas es clave para la seguridad?

11/08/2023

Los recientes robos de computadores en dependencias públicas podrían haberse evitado si hubiera habido un control adecuado del flujo de personas que entra y sale de los edificios.

Primero fue el Ministerio de Desarrollo Social; después, la Subsecretaría de Patrimonio; casos que se sumaron a los ocurridos en la Corporación de Asistencia Judicial, en el Servicio Mejor Niñez y en el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de Chile en el último mes. Hoy, todos ellos están siendo investigados por la Fiscalía Nacional.

Sin duda, algo falló en la seguridad de estos lugares. En efecto, cada día aumenta la cantidad de personas que circulan, entrando y saliendo de inmuebles, tanto habitacionales como corporativos, públicos y privados. De hecho, el 55% de los movimientos de acceso son visitas, deliveries, proveedores y otros individuos ajenos o externos que no son registrados por los sistemas de acceso tradicionales. Y es, precisamente, ahí donde nace el riesgo.

Por lo mismo, la clave está en un control y gestión inteligentes de acceso, enfocado en el flujo o tránsito de personas, que sea capaz de entregar datos certeros para el diseño de una estrategia adecuada de seguridad. Por ejemplo, establecer horarios punta y tomar medidas al respecto, como habilitar más o menos personal a cargo, activar otras formalidades, apoyar con monitoreo a distancia de cámaras, por mencionar algunas posibilidades.

En efecto, un control de acceso inteligente, tanto peatonal como vehicular, se adapta a los requerimientos y protocolos del inmueble, permite la trazabilidad del acceso, genera alertas y notificaciones en caso de alteraciones a la dinámica establecida y posibilita acciones proactivas y no reactivas en torno a la seguridad, entre muchas otras ventajas.

Asimismo, facilita y resuelve el control de acceso entregando y comprobando los permisos correspondientes de entrada y salida; o las invitaciones temporales, además de la personalización de las mismas para que sean intransferibles.

Saber quiénes transitan, contar con llaves digitales encriptadas, habilitar acceso remoto, monitorear las actividades en torno al registro de personas, son solo algunas de las múltiples acciones que se pueden llevar a cabo con un control inteligente del flujo de las personas que transitan a diario por un edificio, contribuyendo a una seguridad mucho más proactiva, dinámica y eficiente.